Situación de las viviendas en Cataluña

Cada vez es más difícil conseguir una vivienda en Barcelona para alquilar, cuyo precio no supere el 43% del ingreso arrendatario, esta situación que se esta haciendo evidente en la ciudad de Barcelona desde el 2017, se ha ido generalizando por otras provincias catalanas. Si se hace un análisis retrospectivo se observa que desde el año 2000 el precio de la vivienda tanto en Barcelona como el resto de Cataluña ha subido el doble que la renta de las familias.

¿Cuáles son las consecuencias que trae consigo esta situación?.

Esta situación asfixiante para las personas que viven alquiladas lo que conlleva es al empobrecimiento de este sector de la población que no poseen vivienda propia, generando una situación de inestabilidad en el ceno familiar, una gran inseguridad económica y haciendo cada vez más difícil su condición económica y su posibilidad de adquisición de una vivienda propia, al mismo tiempo que desmejora la calidad de vida de la ciudadanía ya que su poder adquisitivo se ve muy reducido. Cuando hablamos de acceso a la vivienda la clave es la evolución de los precios de la vivienda y los ingresos de las familias. la presidenta del Observatorio Metropolitano de la Vivienda, Carme Trilla, que ha advertido de que “vamos a un escenario en el que cada vez es más difícil acceder a una vivienda”.

¿Que nos dicen las estadísticas en Barcelona?

Según el informe de 2018 presentado por el Observatorio de la vivienda, muestra una gran disparidad entre la disponibilidad de la renta familiar y el costo de la vivienda el cual se ha incrementado considerablemente en las dos últimas décadas En Barcelona, la renta ha subido el 63,4% y el precio medio del alquiler un 127,7 (dos veces más). Y los pisos de venta (obra nueva y segunda mano) han aumentado 2,3 veces más que la renta familiar. En el conjunto de Cataluña la diferencia es todavía mayor: la renta por habitante ha crecido un 38,2% y el alquiler 2,4 veces más, el precio de segunda mano 2,5 y los pisos de obra nueva 3,1 veces más.

¿Cuál es la posibilidad de vivir en Cataluña?

Esta situación se ha generalizado en un alto porcentaje de las poblaciones de Cataluña, pero si una familia decidiera comprar una vivienda de segunda mano fuera de Barcelona. una familia con unos ingresos de 2,5 veces el Salario Mínimo (2.146 euros netos al mes) tendría que destinar una cuota que alcanzaría a el 43% de sus ingresos mensuales, suponiendo que tuviera unos ahorros de 83.603 euros. Si los ingresos fueran de 3.005 euros al mes, la cuota se llevaría el 30%.

¿Cuáles son las posibilidades que se visualizan?

El observatorio de la vivienda ha propuesto programas públicos de concertación, incrementar el parque de viviendas asequibles y ayudas al pago del alquiler, en virtud de que ve remota toda posibilidad de disminución de los precios de los alquileres, igual, si alquilas o compras debes contratar un cerrajero que asegure la vivienda.